Pasillo de las estatusa 620 x 412La narración del camino.  Encuentros y compañeros de viaje.

Mis inicios.-  “Empezar a volar”

Mi primer contacto con el mundo de la expresión fue a través de Carmen Aymeric. Ella dirigía cursos de expresión y comunicación a comienzos de los años 70 en Barcelona. Recuerdo haber participado, cuando era un joven maestro, en varios de ellos. Eran escuelas de verano en las que nos paseábamos por diferentes ámbitos expresivos: la música para niños, el canto coral, las danzas folklóricas, la danza moderna, la plástica y las manualidades en sus múltiples facetas, la expresión corporal, la expresión oral, el teatro, la psicomotricidad recién llegada a nuestro país… Allí encuentro mi primera conexión con este mundo y descubro con pasión toda una serie de propuestas novedosas que contrastaban con la escuela que había vivido y conocido hasta entonces. También allí es donde conozco a Ana María Pelegrín que me cautiva con su forma de trabajar.  Recuerdo haber aplicado en mis clases de los primeros cursos de primaria las propuestas que hizo en “Los Picotes” (1971, 1972, 1973), colección de libros que publicó Ana para la expresión y comunicación. Propuestas que siempre he ido utilizando tanto en el ámbito escolar como en el del tiempo libre (colonias de verano etc).

Varios encuentros: Zamora, AFYEC y la Expresión Corporal.- “Empezando a aterrizar”

Durante la  Escuela de Expresión de Zamora del año 2000, organizada por AFYEC (http://www.expresiva.org/), en la que tuve la oportunidad de enmarcar un taller de danzas colectivas invitado por el profesor y amigo Galo Sánchez, volvía a reencontrarme, después de tantos años, en una mesa redonda con Ana María Pelegrín. Conectamos rápidamente. Recuerdo la comida en “el Trefacio” y guardo con mucho cariño su foto y su libro dedicado “Raiz de amor” (Pelegrí, A:M: 2000), una antología de poemas de amor. Por la tarde vimos juntos el video que había montado Jesús Glaría de la actuación del grupo Corps en el rocódromo del INEF de Madrid y del que Ana se sentía especialmente orgullosa. Jamás había visto cosa igual, nunca pude imaginar lo que estaba viendo, me pareció tan bello, tan original, que quedé impactado.

En septiembre de 2002, Galo Sánchez,  imparte un taller de expresión corporal en las XV Jornadas provinciales de Educación Física de Huesca que aquel año se realizaban en Fraga. Recuerdo como el último día nos mostró un video con las creaciones que se habían realizado en el taller y a continuación pasó la actuación del grupo “Expresso Danza” de la Escuela de Magisterio de Zamora, que él dirigía. Las producciones de “Expresso” me parecieron novedosas. Al verlas pensé que mis alumnos de primaria podrían hacer cosas parecidas y que debía darles la posibilidad a ellos y a mí de vivir experiencias de expresión corporal similares.

Si hasta entonces las actividades de Expresión Corporal que realizaba en las clases de Educación Física eran puntuales y esporádicas, es a partir de estas motivaciones cuando inicio un cambio radical en la forma de afrontar esta actividad. A principios de noviembre de 2002 pongo en práctica una unidad didáctica de expresión corporal con el alumnado de 6º de primaria, unidad que se prolongaría hasta final del primer trimestre del curso. Esta unidad nos llevó a unas producciones que se mostraron en público en el festival de Navidad de ese mismo año. Con ello comencé una nueva andadura que se prolongó cinco cursos más, hasta que dejé la escuela. Cada año la programación de 6º curso de primaria incluía una unidad de aprendizaje de Expresión Corporal con una duración de 18 a 20 sesiones que tenía dos fases una de aproximación a la actividad y otra de proyecto en la que cada curso de 6º de primaria elaboraba una producción propia que se mostraba en público días antes de Navidad.

Nota.- Esta experiencia se expresará con mayor detalle en otra entrada.

El I Congreso Internacional de Expresión Corporal celebrado el 2003 en Zamora, organizado por AFYEC, en el que se me invitó a llevar a cabo un taller de danzas colectivas, me abrió nuevas ideas y me posibilitó relacionarme con personas y experiencias próximas que me enriquecieron.  De forma especial me impactó ver en directo al grupo “Corps” y “Expresso Danza”. Todo va sumando y poco a poco, voy ampliando recursos y conocimientos para enmarcar con mayor ilusión y solidez, si cabe, mis clases de Expresión Corporal en la escuela. En este camino he necesitado acompañantes en el día a día, amigos que uno encuentra siempre disponibles en el teléfono para compartir y apoyarse en los momentos de dificultad o duda. Galo Sánchez (Profesor de Exp. Corporal en la Facultad de Educación de Zamora) ha sido la persona que me animó y acompañó durante estos años; también conté con las ajustadas reflexiones de Javier Coterón (Profesor de Exp. Corporal en el INEF de Madrid).

Así es como los acontecimientos y las personas, pero sobre todo las clases de Educación Física con mis alumnos del Colegio, me ayudaron a ver, con mayor claridad, la riqueza y el enorme potencial educativo que tienen las actividades físicas con intencionalidad artístico expresiva, y más concretamente la Expresión Corporal.

Tizou Pérez y Annie Thomas.- “Excelentes compañeras de viaje”

Primero conocí sus publicaciones y luego he tenido la oportunidad de compartir con ellas muchos momentos de encuentro y amistad. A veces detrás de aportaciones coherentes existen personas maravillosas, en este caso fue así. Todo un regalo.

Me resultó muy clarificadora su publicación titulada “EPS Danse. Danser en milieu scolaire” (1994). La estudié a fondo, me sedujo, en ella encontré ideas y estructuras claras para entender estas actividades y poder enmarcarlas en el ámbito de la EF escolar. Cuando alguien que busca, encuentra bases sólidas, coherencia en los planteamientos pedagógicos y recursos didácticos para llevar adelante una actividad como esta en sus clases de EF, con ciertas garantías de éxito, es como si de pronto descubriera un tesoro. Y eso me ocurrió a mí con  “EF Danza. Danzar en el medio escolar” de Tizou y Annie.

Necesitaba encontrar un marco teórico, no muy complicado (Perez, T.; Thomas, A., 2001), que me permitiera y ayudara, por ejemplo, a: determinar con precisión los objetivos didácticos de la unidad didáctica (no mas de 5 o 6), plantear a mis alumnos situaciones apropiadas de enseñanza-aprendizaje para conseguirlos y a intervenir en el desarrollo de las clases con consignas apropiadas para ayudarles a fijar conocimientos y a adquirir competencias en este ámbito.

Nota.- En otra entrada trataré más sobre estas cuestiones.

La Expresión Corporal: ¡una riqueza para nuestro alumnado!.- “Una convicción”

En un mundo como el que nos toca vivir en el que la despersonalización es evidente, en el que los sentimientos y las emociones se quieren ocultar en aras a la eficacia, en el que los protocolos de actuación a veces limitan las relaciones, en el que ciertas actividades físicas han venido siendo asignadas a uno u otro sexo, y en el que lo artístico en la escuela poco menos que tiende a desaparecer; las actividades corporales de comunicación con intencionalidad artístico – expresiva y más concretamente la Expresión Corporal, se convierten en necesidad educativa de primer orden.

Las situaciones que viven nuestros alumnos al realizar Expresión Corporal, Danza, teatro de sombras… nada tienen que ver con las prácticas centradas en el rendimiento físico o la funcionalidad motriz.

Darles a nuestros alumnos la posibilidad de salir de si mismos a través de sus conductas motrices expresivas, de utilizar y construir el lenguaje corporal para expresar sentimientos, pensamientos e ideas…, de vivir procesos creativos que puedan desembocar o no en producciones, de comunicar lo producido a otras personas con sensibilidad artística… son experiencias educativas que tocan el fondo de su persona y que les conexionan con las dimensiones más humanas y profundas de su ser.

No posibilitar vivencias relacionadas con la poesía, la música, la plástica, el juego dramático, la danza, la expresión corporal, y el arte en general, a nuestros alumnos es negarles el acceso a experiencias que les ayudan a estar en el mundo de otra manera, más humana y sensible.

Cuase Palabra para blog

¿Qué podría hacerse para que la mancha expresiva se fuera extendiendo?.- “Deseos…”

Para lograr la extensión más generalizada de la práctica de actividades físicas o corporales con intencionalidad expresiva y artística, en las clases de Educación Física de nuestro país,  habría que considerar, según mi humilde opinión, varias cuestiones:

a. Definir con precisión los aspectos epistemológicos de este ámbito de prácticas, de este dominio de acción motriz. ¿Todos entendemos lo mismo cuando hablamos de Expresión Corporal?  ¿Son lo mismo Expresión Corporal y Danza?  Para que fueran lo mismo ¿de qué danza hablaríamos?…

b. Establecer los aprendizajes fundamentales que han de considerarse en este tipo de actividades y más en concreto en Expresión Corporal, para el ámbito escolar.

c. Elaborar y difundir materiales didácticos de calidad para facilitar a los profesores de Educación Física la puesta en práctica de experiencias con sus alumnos a fin de que unos y otros puedan vivenciar en profundidad la riqueza educativa que posibilitan estas actividades.

d. Difundir experiencias concretas de Expresión Corporal llevadas a cabo en educación infantil, primaria y secundaria, para ayudar a creer en lo que es posible hacer, para tener referencias concretas.

Posdata

Esta entrada ha querido ser un poco biográfica, con la idea de mostrar un recorrido, el que uno ha vivido en la Expresión Corporal. Los maestros y profesores no siempre encontramos los tesoros que nos hacen disfrutar en el día a día de nuestras clases “a las primeras de cambio”. Todo aprendizaje, como sabemos, es un proceso. Estar en proceso de aprender permanentemente, es un regalo. Y si luego lo que uno ha ido aprendiendo puede utilizarlo con sus alumnos para ayudarles a “crecer” y compartir con compañeros, es: “el no va más”.

Referencias Bibliográficas

LARRAZ, A. (2008) Un proceso, un encuentro, un proyecto… In. Expresión corportal. Investigación y acción pedagógica. Coord. Galo Sánchez, Javier Coterón, Cramen Padilla, Kiki Ruano. Salamanca, Amaru Ediciones: 49-53.

PELEGRÍN, A. M. (1971). Juguemos con los Picotes. Zaragoza: Edelvives.

PELEGRÍN, A. M. (1972). Los Picotes en Aldeavieja. Zaragoza: Edelvives.

PELEGRÍN, A. M. (1973). Los Picotes y el gallo de la veleta. Zaragoza: Edelvives.

PELEGRÍN, A.M. (2000). Raíz de amor: antología poética / Rafael Alberti… [et al.]. Madrid: Alfaguara, 2000

PEREZ, T., y THOMAS, A. (1994). EPS Danse. Danser en milieu scolaire. Nantes: CRDP des Pays de la Loire.

PEREZ, T., y THOMAS, A. (2001). Danser les Arts. Nantes: CRDP des Pays de la Loire.