Flasch Photo 620 x 412Secuencia del Proceso de Creación apoyada en el ejemplo de “la música que hace fotos” (4º de primaria).

¡TENGO UNA MÚSICA QUE HACE FOTOS!

Profesor.- “He traído una música que hace fotos”

Alumnos.- “¿Pero qué dice el profesor? ¿Una música que hace fotos?”

Alumnos.- “¡Eso no puede ser!  ¡Una música no puede hacer fotos!”

Profesor.- “¿No os lo creéis eh?  Pues la voy a poner y veréis las fotos que realiza”.

Fotos (Exp. Corporal).mp3)

El profesor pone la música y les indica que se muevan con ella.

DSC_0092 copia

Tras los primeros compases, el profesor les dice: “creo que no os habéis dado cuenta, pero la música ya os ha hecho 4 fotos. Por cierto, todas han quedado movidas. Sería bueno que cuando os vayan a hacer una foto estéis quietos, de lo contrario van a quedar todas movidas”.

Alumnos.- “Pero, ¿cuándo sabemos que va a salir la foto?”

Profesor.- “Escuchar la música. Seguro que descubrís cuándo os la van a hacer”

Profesor.- “Vamos a poner la música de nuevo y repito: poner especial cuidado en que las fotos no salgan movidas”

Al rato… “¡Ahora las fotos ya no salen tan movidas!”

A continuación… “Me parece que todas las fotos son parecidas. ¿Podrían ser más variadas? ”

Luego… “Me doy cuenta de que ahora las fotos son muy diferentes unas de otras”

DSC_0104 copia

Profesor.- “Viendo las fotos, me ha parecido que siempre estáis en el mismo sito. ¿Podríais ocupar sitios diferentes para cada foto?  Seguramente tendréis que moveros con rapidez entre una foto y otra… Procurar que no salgan movidas”

Ahora…“Voy a sacar una cámara de fotos, de verdad, y cuando la música haga una foto yo también os la haré con la cámara. Si os hago alguna indicación sobre cómo y dónde quiero que os coloquéis para la foto, tenerla en cuenta. Sobre todo permanecer inmóviles en el momento que haga la foto, luego comprobaremos si hay alguna movida”

DSC_0107 copia

Nueva propuesta… “Que os parece si uno de vosotros hace de fotógrafo y otro de modelo.  Por cierto el fotógrafo le ha de indicar al modelo como quiere que se coloque para realizar las fotos que se le ocurren sobre la marcha; luego cambiamos. Procurar estar muy inmóviles en cada foto”

Profesor.- “A veces las cámaras de fotos hacen ráfagas, o sea, tiran fotos seguidas sobre una misma escena. ¿Seríais capaces de inventar una secuencia de 4 fotos seguidas de una escena? Como su fuera una ráfaga de 4 fotos. Por ejemplo: Foto 1: una persona está dormida en la cama.    Foto 2: se está peinando.   Foto 3: desayuna   Foto 4: pasea.  Seguro que inventáis otras secuencias. ¿Podríais repetir la secuencia dos veces?”

Profesor.- “Visto lo que vais haciendo os voy a formular la siguiente propuesta: ¿podríais poneros de acuerdo para hacer, en grupos de 4 personas, una secuencia de 4 fotos sobre un tema concreto?”

“¡Bien! Ahora ¿seríais capaces de repetir esta secuencia tres veces seguidas?”.

“Os propongo que si ya la tenéis montadas tres veces seguidas la presentéis al resto de la clase. Tener presente que los espectadores estarán en la zona de las espalderas. Cuando vayáis a exponer vuestra producción ante los demás pensar cómo vais a salir a escena; y… se me olvidaba, habrá que darle un final a vuestra exposición para que los espectadores perciban cuando ésta termina; podéis pensar qué hacen los actores para marcar el final”.

Profesor.- Veo que ya lleváis un ratito montando vuestra pequeña producción para los demás. Ahora es el momento de exponerla. Comienza primero el grupo de…, luego…, etc.

A través de este pequeño relato he querido poner de manifiesto las fases del proceso de creación que a continuación se exponen.

1. EL PROCESO DE CREACIÓN

Al considerar la danza de creación como principal eje de nuestro trabajo en expresión corporal, nos alejamos de la transmisión de técnicas de danza, mimo, etc. Nos va a interesar mucho más despertar la creatividad del alumno. Por otro lado, la creación será el resultado del proceso creativo.
Por tanto huiremos, en principio, de modelos preestablecidos por el adulto o profesor, en los que lo único que ha de hacer el niño es reproducir esos modelos. A veces se les dice a los alumnos todo lo que han de hacer para elaborar una producción: cómo han de moverse, las palabras que han de decir, cómo han de vestirse, etc. Ejemplos claros son algunos festivales de navidad o actuaciones de carnaval, en los que se suele “adiestrar” a los alumnos como auténticas marionetas de circo, para mostrar una producción que no es suya sino del maestro o maestra de turno y que, generalmente, lo único que persigue es “quedar bien” ante los demás a base de innumerables repeticiones, en ocasiones, carentes de sentido para los alumnos.

A nosotros nos va a interesar más el proceso creativo, el alumno creador de su propia expresión o danza. Las posibles producciones o creaciones saldrán del propio alumnado y corresponderán a las últimas fases de ese proceso.

Nuestro trabajo, como profesores, consistirá en ayudar y acompañar a nuestros alumnos en ese trayecto, aportándoles ideas y propuestas para: suscitar respuestas diversas, mejorar su expresividad y facilitar la comunicación con los demás de lo que se quiere expresar.

Cuando nuestros alumnos han vivido experiencias creativas y creadoras en este ámbito, podrán fácilmente reconocer y comprender las diversas fases del proceso de creación. Este conocimiento de orden metodológico, les permitirá aplicarlo en otras propuestas de Expresión Corporal y generalizarlo a otros ámbitos artísticos o creativos.

El proceso de creación “es el camino necesario de un sujeto o de un grupo para desembocar en una producción artística” (Pérez, T y Thomas, A. 2001: Pag. 48)

Todo proceso pasa por diferentes fases. Estas fases aunque se presentan por orden cronológico no requieren forzosamente el paso de una a otra de forma sistemática. Podrán saltarse algunas y/o rebotar a otras ya pasadas. Se trata de identificar esas fases o etapas esenciales.

El proceso de creación permite pasar: de un modo de pensamiento divergente a un pensamiento convergente, de deslizar respuestas espontáneas a formas estructuradas y más elaboradas, de transformar lo habitual en originalidad, de la creatividad a la creación (Pérez, T y Thomas, A. 1994: Pag. 27).

Este proceso coloca a la persona en el centro del mismo. A través de inductores provocaremos, en el  alumnado, respuestas espontáneas que rápidamente podrán enriquecerse.

 

2. FASES DEL PROCESO DE CREACION

2.1. FASE DE SOLICITUD

Se trata de proponer al alumnado un inductor o una consigna que suscite o movilice lo imaginario, acelere la producción de imágenes mentales y ponga en juego su creatividad para entrar rápidamente en la acción y favorecer la emergencia de múltiples respuestas motrices.  En esta fase inicial hay que apostar por la abundancia y aceptar todas las respuestas. El cuadro de inductores aportado por Pérez,T y Thomas, A. (2001: Pag. 51) es una excelente herramienta para diseñar situaciones de enseñanza-aprendizaje en Expresión Corporal. Inductores.pdf

Los inductores o entradas son elementos que van a permitir la emergencia de respuestas espontáneas que luego podrán enriquecerse. Desencadenan la actividad creativa. Son puntos de salida para lanzar o relanzar, en su caso, proyectos de expresión.

Profesor.- “He traído una música que hace fotos”

Alumnos.- “¿Pero qué dice el profesor? ¿Una música que hace fotos?”

Alumnos.- “¡Eso no puede ser!  ¡Una música no puede hacer fotos!”

Profesor.- “¿No os lo creéis eh?  Pues la voy a poner y veréis las fotos que realiza”.

El profesor pone la música y les indica que se muevan con ella.

Tras los primeros compases, el profesor les dice: “creo que no os habéis dado cuenta, pero la música ya os ha hecho 4 fotos. Por cierto, todas han quedado movidas. Sería bueno que cuando os vayan a hacer una foto estéis quietos, de lo contrario van a quedar todas movidas”.

Alumnos.- “Pero, ¿cuándo sabemos que va a salir la foto?”

Profesor.- “Escuchar la música. Seguro que descubrís cuándo os la van a hacer”

Profesor.- “Vamos a poner la música de nuevo y repito: poner especial cuidado en que las fotos no salgan movidas”

Al rato… “¡Ahora las fotos ya no salen tan movidas!”

Para que el alumnado vea en el inductor un excelente elemento motivador y encuentre en él un auténtico soporte creativo, ha de estar bien elegido, tener sentido y ser presentado adecuadamente. De esta manera se facilita, lo antes posible, la entrada en la actividad motriz. En ocasiones un inductor puede no tener la suficiente fuerza como para movilizar corporalmente al alumnado, se puede utilizar un segundo inductor para desarrollar mejor la idea inicial. Por tanto, pueden combinarse unos con otros para hacer propuestas expresivas al alumnado.

2.2. FASE DE LA DIVERSIDAD, DE LA VARIEDAD
Se trata de convertir las imágenes mentales en movimiento y de diversificar las situaciones (acondicionando el medio) para provocar multitud de respuestas corporales. Habrá que proponer consignas para explorar y movilizar todas las posibilidades del cuerpo en movimiento.  Estamos en un polo más bien cuantitativo que busca la multiplicidad de respuestas.

A continuación… “Me parece que todas las fotos son parecidas. ¿Podrían ser más variadas? ”
Luego… “Me doy cuenta de que ahora las fotos son muy diferentes unas de otras”
Profesor.- “Viendo las fotos, me ha parecido que siempre estáis en el mismo sito. ¿Podríais ocupar sitios diferentes para cada foto?  Seguramente tendréis que moveros con rapidez entre una foto y otra… Procurar que no salgan movidas”
 

2.3. FASE DE ENRIQUECIMIENTO

Las respuestas corporales se matizan y enriquecen por la puesta en juego de los parámetros o componentes del movimiento (espacio, cuerpo, energía, tiempo, relación con el otro o los otros actores). Se trata de pasar de un movimiento legible a un movimiento estilizado, de abundar en la calidad.

Ahora…“Voy a sacar una cámara de fotos, de verdad, y cuando la música haga una foto yo también os la haré con la cámara. Si os hago alguna indicación sobre cómo y dónde quiero que os coloquéis para la foto, tenerla en cuenta. Sobre todo permanecer inmóviles en el momento que haga la foto, luego comprobaremos si hay alguna movida”
Nueva propuesta. “Que os parece si uno de vosotros hace de fotógrafo y otro de modelo.  Por cierto el fotógrafo le ha de indicar al modelo como quiere que se coloque para realizar las fotos que se le ocurren sobre la marcha; luego cambiamos. Procurar estar muy inmóviles en cada foto”
 

2.4. FASE DE ELECCION INDIVIDUAL O COLECTIVA

Inventario, elección y combinación de los distintos materiales de forma pertinente en relación: a las consignas impuestas y/o al proyecto de comunicación (en su aspecto expresivo y artístico). Se trata de pasar de un proyecto implícito a un proyecto explícito de comunicación. En las producciones colectivas es el momento de negociaciones, a veces la expresión de uno-s se asocia a la de otro-s para elaborar un objeto coreográfico común.

Profesor.- “A veces las cámaras de fotos hacen ráfagas, o sea, tiran fotos seguidas sobre una misma escena. ¿Seríais capaces de inventar una secuencia de 4 fotos seguidas de una escena? Como su fuera una ráfaga de 4 fotos. Por ejemplo: Foto 1: una persona está dormida en la cama.    Foto 2: se está peinando.   Foto 3: desayuna   Foto 4: pasea.  Seguro que inventáis otras secuencias. ¿Podríais repetir la secuencia dos veces?”

Profesor.- “Visto lo que vais haciendo os voy a formular la siguiente propuesta: ¿podríais poneros de acuerdo para hacer, en grupos de 4 personas, una secuencia de 4 fotos sobre un tema concreto?”
Recuerdo que la producción colectiva de un curso de 6º de primaria que se denomino “el diario de Ana Frank”, surgió de dos inductores:

– Los periódicos.- En clase se había trabajado con ellos: como objeto susceptible de tener información escrita, como papel,  y como objeto que se desviaba su uso habitual (para vestirse, como arma de fuego…)

– El “diario de Ana Frank” (texto que casualmente estaban trabajando los alumnos en clase de lenguaje con su profesora)

2.5. FASE DE CONSTRUCCION, de producción

El alumno se implica, se compromete solo o con otros en un proyecto de comunicación. Habrá que organizar la producción, hacerla, rehacerla y memorizarla para estabilizarla.

“¡Bien! Ahora ¿seríais capaces de repetir esta secuencia tres veces seguidas?”.
“Os propongo que si ya la tenéis montadas tres veces seguidas la presentéis al resto de la clase. Tener presente que los espectadores estarán en la zona de las espalderas. Cuando vayáis a exponer vuestra producción ante los demás pensar cómo vais a salir a escena; y… se me olvidaba, habrá que darle un final a vuestra exposición para que los espectadores perciban cuando ésta termina; podéis pensar qué hacen los actores para marcar el final”.
 

2.6. FASE DE PRESENTACIÓN

Se trata de confrontar su producción ante la mirada de los demás, de mostrarla a un grupo de espectadores. Los alumnos han de dominar sus emociones ante los espectadores. Se trata de “dar a ver”, de mostrar, de hacer que los espectadores “degusten”.  El actor interpreta para entrar en comunicación con los espectadores de manera intencional, para seducirlos y emocionarlos. Es propiamente una fase de evaluación. Esta fase se caracteriza por la observación, confrontación y balance.

Profesor.- Veo que ya lleváis un ratito montando vuestra pequeña producción para los demás. Ahora es el momento de exponerla. Comienza primero el grupo …, luego…, etc.
 
 

3. EL ALUMNO CREATIVO. EL ALUMNO CREADOR. EL ALUMNO QUE CONSTRUYE SU PROYECTO DE CREACIÓN Y LO CUMUNICA.

Cuando realizamos una propuesta de Expresión Corporal es posible abordar más o menos fases  del proceso de creación. Según lleguemos a unas u otras  estaremos hablando de:

El ALUMNO CREATIVO

 

 

 

 

EL ALUMNO CREADOR


 

 

 

 

EL ALUMNO QUE CONSTRUYE SU PROYECTO DE CREACION Y LO COMUNICA


 

 

 

 

PEREZ, T., y THOMAS, A. (1994). EPS Danse. Danser en milieu scolaire. Nantes: CRDP des Pays de la Loire.

PEREZ, T., y THOMAS, A. (2001). Danser les Arts. Nantes: CRDP des Pays de la Loire.

Posdata.-

Si el profesorado conoce y maneja con soltura un buen abanico de inductores podrá fácilmente diseñar, a partir de ellos, situaciones de aprendizaje para sus alumnos. Por otro lado si conoce e identifica las fases del proceso de creación, será capaz de enmarcar con mayor solvencia las sesiones de Expresión Corporal.

En ocasiones el profesorado lanza las consignas de una situación pero al desconocer la fase del proceso de creación en el que se encuentra la propuesta no puede sacarle el “jugo” apropiado.

También habrá que conocer con precisión qué conocimientos queremos que nuestros alumnos aprendan al poner en marcha una situación de aprendizaje determinada de Expresión Corporal, como de cualquier otra actividad.

En una próxima entrada trataremos de los contenidos propios de la Expresión Corporal.